Elloth: Juego de rol para niños - Parte 2

lunes, 22 de agosto de 2016



Hola a todos y bienvenidos a una nueva entrada en La Taberna del Arcanista!

Siguiendo con la entrada anterior "Elloth: Juego de rol para niños - Parte 1" hoy continúo la entrada una vez hecha la primera partida con Elloth como sistema y ambientación para jugar a rol con los peques de la familia.


Para la primera sesión comenzamos solos mi hijo y yo, y si os soy sincero, me da mucho respeto las campañas de rol para niños, me explico.

Un adulto tiene un bagaje, unas vivencias, ha tenido amigos durante años, ha estudiado, trabajado, etc., si una partida o campaña no le ha gusta por el motivo que sea, puede ser debido a tensión o nervios por su vida personal, o llegar a ser comprensible con el Master o simplemente esperar algo diferente de una partida de rol de lo que se ha jugado en esa sesión, un adulto puede pensar "no pasa nada, seguro que la siguiente partida estará mejor". Pero con un niño, que lo hacen todo con tanta ilusión y ganas y tu eres su ejemplo para muchísimas cosas, el temor a fallar, a hacer algo mal, llegar a aburrir al niño o hacer que no le guste, puede hacer que tenga una impresión equivocada del rol y apartar a ese niño del rol para siempre, por lo que hay que ser muy cuidadoso en todo lo que hacemos en la partida, y sacar nuestra parte más tierna y divertida.


Ian, mi jugador estrella, decidió crearse, para mi sorpresa, un Mediano Pícaro llamado como el, Ian, cosa que me iba genial porque Ian es un nombre de origen escocés, y Rithelm, el país de donde es su Pj, es un país nórdico, cubierto de montañas, lagos, frondosos bosques y tradición similar a la escocesa e irlandesa, con poderosos guerreros y guerreras, cerveza negra, música de flautas y gaitas.

Rithelm hace frontera por el oeste con el reino de Dorthombel, cuna del mal y la corrupción en el mundo, por lo que junto a los demás reinos fronterizos con Drothombel, Rithelm es un baluarte en contra del mal.


Lo cierto es que yo me imaginaba que Ian se haría un guerrero o un explorador como el Pj de su madre, y que se lanzaría al combate de frente como suelen hacer los niños ansiosos, pero no, un Mediano Pícaro, ¡toma ya!

Una vez se anotaron las ´habilidades, armas y equipo predefinidos para el Pícaro, comienza la aventura.


La aventura se desarrolla en la aldea de Rilem, una pequeña aldea fronteriza que sirve de puesto avanzado de vigilancia de la frontera con Dorthombel y como área de cultivo, al encontrarse la aldea en la falda de una montaña y junto a uno de los grandes bosques de Rithelm.

Ian se despierta en su cama durante una luminosa mañana, sus padres, Benhald y Hannath están en la cocina, ambos haciendo las tareas de casa antes de que Benhald vaya a cazar. Benhald había formado parte de la guardia de la aldea, hasta que vieron el potencial del mediano con el arco y el sigilo, y decidieron que sería uno de los cazadores de Rilem.

Benhald le pide a Ian que vaya a por el pan al horno de la aldea, Ian además quiere chuletas de cerdo para desayunar y dar una sorpresa a sus padres ;)

Al salir del horno, se topa con un extraño personaje, un humano anciano, achaparrado, vestido con una túnica negra, cuyo rostro está ensombrecido por una capucha negra, camina apoyándose en una rama de árbol tallada con extraños símbolos y un collar de hojas, piedras y huesos cuelga de su cuello, se dirige a Ian dándole los buenos días. El primer instinto de Ian es correr XD, pero le explico que las apariencias pueden engañan, Ian decide hablar con él y "recuerda" que es Thran, el hechicero de la aldea.

Este le pide por favor que vaya a su casa en el bosque y le traiga su libro de magia (en vistas a una futura aventura), él está cansado y necesita el libro. Ian accede, no está muy lejos y mientras no salga del camino, no tiene que pasar nada.

Ian lleva el pan a su casa, desayunan y se pone en marcha hacia la casa de Thran, el hechicero. De camino, Ian oye unos ruidos tras unos arbustos, y tras superar una tirada de moverse sigilosamente, se adentra entre los arbustos y descubre a un trasgo enterrando un montón de piezas de oro y un extraño libro de cubiertas de tela púrpura. Ian sorprende al trasgo, preguntándole que está haciendo, pero el trasgo intenta echar a Ian de allí diciéndole que no tiene nada que hacer, pero Ian se interesa, es raro ver a un trasgo enterrando oro, por lo que vuelve a preguntar, entonces el trasgo se empieza a enfadar y amenaza a Ian, si no deja de preguntar y se va, se las verá con él, Ian se prepara para un posible combate y antes de que el trasgo pueda acabar de sacar su arma, reciba un golpe en la cabeza, el trasgo dolorido, grita que eso no quedará así y volverán a verse las caras, acto seguido coge un puñado de oro y corre adentrándose en el bosque.

Ian decide coger el libro y el oro y se dirige a la casa de Thran. Está convencido de que el libro es de él, pero quiere asegurarse de que los trasgos no han causado más destrozos.

Cuando llega a la casa de Thran, falla una tirada de moverse sigilosamente y es descubierto por dos trasgos desde dentro de la casa de Thran, uno de ellos era el trasgo contra el que Ian se había enfrentado antes. Tras vencer a ambos trasgos, Ian vuelve a la aldea, devuelve el libro a Thran y le informa sobre lo ocurrido, parece que los trasgos vuelven a organizarse, habrá que darles una lección.


Y aquí terminamos la primera sesión de juego, preferí hacer una sesión corta ya que hacer la hoja de personaje es un poquitín tedioso, más que nada por tener que escribir, que a no todos los niños les gusta.

Mantuvo la atención durante gran parte de la partida por lo que para mi gusto, es misión conseguida, a Ian le gusta el rol y quiere repetir ;)

Hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado, ¡nos vemos en la próxima entrada!


Rubenchu ;)